¿Quieres ser parte de los autores del blog? Manda un correo a argumentosgravitatorios@gmail.com con una muestra de tu trabajo para que consideremos tu ingreso.

viernes, 3 de julio de 2015

Tres noches sin dormir

¿Cómo se lo puedo decir? No sé, no encuentro la manera. ¿Tú sabes qué grado de amor es el ver una foto suya, el ver sus ojos y sentir que te pierdes en un abismo de ternura y felicidad? ¡Con solo una foto! Siento que me moriría si viera sus ojos en persona por dos segundos.

¡No! ¡Esto no me puede estar pasando! ¡¿Por qué tengo este dolor en el pecho?! El pensarla me da tantas ganas de que esté aquí. No puedo dormir imaginándome cómo sería si sus labios rozaran los míos...

Ella es más adictiva que la metanfetamina. Me siento ansioso por abrazarla y saber qué se siente tenerla a mi lado. Daría todo por estar con ella en este momento, sin pensarlo. ¿Por qué me carcome este sentimiento que hasta el sueño me quita? No lo sé. Quizá porque ella es la indicada. ¿O no? Ahora estoy pensando en que tal vez, solo tal vez, podría ser. En otro momento, en otra vida, pero en esta no. El no haber tenido ninguna oportunidad con ella no es lo que me duele más. Me destroza no saber el porqué.

miércoles, 10 de junio de 2015

Epílogo

Había caminado tanto que ya no sabía en dónde estaba, los nombres de las calles le eran desconocidos. Incluso la gente parecía ser distinta. Cuando su noción del tiempo estaba ya perdida, se detuvo justo a la mitad de la calle y, a pesar de que vio que un auto se aproximaba, no se movió.

Despertó en el hospital. Nadie, además de la enfermera, enfermera, eel hospital. Nadie, salvo la enfermera, e puna pregunta sstaba con ella. Le preguntó quién era, pero Esmeralda no respondió. Se sentó y miró por la ventana. Aún estaba en su ciudad, lo supo cuando identificó a lo lejos la estación del metro a la que tantas veces había entrado para regresar a casa tras sus múltiples intentos de escaparse, todos fallidos. Este era el séptimo.

miércoles, 3 de junio de 2015

Divagación 20:07

—Esta es mi hora favorita del día.
—¿Las 20:07? (?)
—Sí.
—¿Por qué es tu hora favorita?
—Porque el aire se siente como si fuera noche, pero hay luz solar.

Dejo la frase flotando en el aire y recargo la cabeza en la ventana. Sonrío al ver el ocaso. 

En sí no es toda la hora, sino esos minutos donde los arreboles invaden el cielo y el silencio comienza a cundir; las lavadoras son encendidas, los pájaros se van a dormir y los grillos, en verano, hacen su sonido.

lunes, 1 de junio de 2015

De nuevo

Alguien, alguna vez, le relató que cada una de las cicatrices significaba un mal momento bien manejado, algo superado, una experiencia con un buen aprendizaje, un batalla ganada. 

Pero si contáramos cada una de las cicatrices en todo su cuerpo, descubriríamos que sería mejor llamado masacre, porque para la mayoría todas esas serían una batalla perdida, una ocasión desperdiciada. 

Sería un infierno abierto y, tal vez, jamás cerrado. 

sábado, 30 de mayo de 2015

Vigésima octava entrada

Melómana

Caminaba Julia hacia el norte en contraflujo al sentido de la avenida. Los Skullcandy bien puestos en las orejas, disimulados por su cabello suelto, hacían sonar el mixtape que, según ella, era el mejor que había creado hasta entonces. Tenía el volumen a todo lo que daba haciéndola cavilar más que nunca, aislándola de lo que sucedía alrededor. 

martes, 19 de mayo de 2015

Fuego en la sangre

Ya no quiero gritar
No lo puedo soportar
Llorar por dentro, para que no lo noten los demas
Dejenme en paz estoy arto de que se metan mas y mas
Se que al jalar el gatillo ya no habra marcha atras
Pero que mas da?
No tengo nada que perder
Y se que a unos cuantos les va a causar placer
Verme en el suelo, destrozado sin
Nada de fuerza en mi ser
Esta vez me toco la de perder
Esque ya lo puedo ver
Es mi camino
Al fin lo encontré, espero que me lleve a mi destino.

lunes, 18 de mayo de 2015

Divagación 06:01

— Buenos días.
— *murmuros ininteligibles*
— ¡Buenos días, solecito!
— Ah, ¿qué?
— Mira. Te traje el desayuno.
— Ah, sí. Claro. Buenos días.
— ¿Ah, no?
— ¿Qué?
— *le vacía todo el refrigerador en la cama*

viernes, 15 de mayo de 2015

Ella...

¿Qué es eso?
¿Qué es eso que me vuelve loco? ¿
Serán sus bellos labios? ¿Podría ser su brillante sonrisa?
No lo sé...
Me gusta...


jueves, 14 de mayo de 2015

Divagación 19:12

—Se siente como estar bajo el agua.
—¿Desde cuándo?
—No lo sé. Mejor te cuento de cuando no es así.

Mi hermano

¿En qué voy a terminar? ¿En qué voy a terminar? Tal vez en una gran empresa, tal vez abajo de un puente, tal vez rico, tal vez pobre, tal vez con amigos o sin ellos.

Mira, mira, mira ese edificio... sería fácil ir y, no sé, se me ocurre subir al séptimo piso y pensar por qué no acabar con todo. Ya sabes claudicar, rendirse, terminar el camino, el principio del fin, etc.