¿Quieres ser parte de los autores del blog? Manda un correo a argumentosgravitatorios@gmail.com con una muestra de tu trabajo para que consideremos tu ingreso.

lunes, 8 de febrero de 2016

Gracias.


Gracias por lo que me estas haciendo.
Te lo agradezco de todo corazón.
Por decirme que no te soy suficiente.
Por hacerme creer que soy como él.
Por decirle a los demás lo mala amiga que soy.
Por romper mis ilusiones.
Por romper la promesa sagrada.
Por hacerme llorar.
Por hacerme tener un ataque.
Por deprimirme.
Por colarte en cada canción triste.
Por escribirme lo poco interesada que soy en los demás.
Por generar más odio dentro de mi.

En fin, gracias por romperme de nuevo.
Gracias, infinitamente gracias.

Porque me haz hecho descubrir cosas asombrosas.
Porque acabó de descubrir lo mejor de la vida.

Descubrí que realmente no estoy sola.
Que él me ama.
Que para ella soy su mundo.
Que aunque él este detrás de una pantalla, es mi amigo.
Que tengo amistades hermosas.
Que ella se preocupa por mi.
Que he sanado.
Que puedo ser suficiente para otros.
Que no negaré más como soy.
Que continuo siendo fuerte.
Que llorar no esta mal.

Pero sobre todo descubrí algo que me mantendrá en pie, y espero jamás olvidar.

Descubrí que ya soy suficiente para mi misma.

Que ya no temo a que no me acepten.

Y se siente hermoso, se siente enorme, y me esta llenando de vida.

Todo esto es lo que te agradezco, porque aunque tal vez te perdí, encontré una parte de mi que extrañaba y estaba buscando desde hace demasiado tiempo.

Gracias, gracias desde el fondo de mi alma y espero que tú te encuentres en el camino, para que descubras que siempre estuve, e incluso estaré, ahí para ti.

domingo, 7 de febrero de 2016

jueves, 4 de febrero de 2016

Divagación 21:05 - 21:14

—No voy a borrar lo que escribí porque quedó muy bonito —dice mientras bajamos las escaleras.
—Y quizá quien borra el pizarrón todos los días está aprendiendo francés por eso —comento sin pensarlo.

Una amplia sonrisa se dibuja en su rostro y suelta: 

—Imagínate, un señor ahí todas las noches, leyendo el francés —se ríe de la situación —. Qué bonito —afirma y agrega algo en francés que no alcanzo a entender, pero su amigo sí.

Divagación 13:13 - 19:49

Tres son multitud
y cuatro es excesivo.
¿Qué pasa con 10?
Esto pasa.

Soñé con ella
y en la mañana se despide.

Adieu. 

domingo, 24 de enero de 2016

Divagación 15:55 - 16:14

—No sé por qué pero sabía que te encontraría aquí —me dice sentándose a mi lado.
—¿Lo sabías? —cuestiono sin desviar la mirada de las escaleras eléctricas.
—Sí, algo dentro de mi cabeza —afirma. —El destino, quizá — y no pronuncia nada más.

miércoles, 13 de enero de 2016

Ganivet, Ángel - Aun, si me fueras fiel...


Aun, si me fueras fiel,

me quedas tú en el mundo, sombra amada.
Muere el amor, mas queda su perfume.
Voló el amor mentido,
más tú me lo recuerdas sin cesar...
La veo día y noche.
En mi espíritu alumbra
el encanto inefable
de su mirada de secretos llena.
Arde en mis secos labios
el beso de unos labios que me inflaman,
que me toca invisible,
y cerca de mi cuerpo hay otro cuerpo.
mis manos, amoroso,
extiendo para asirla
y matarla de amor entre mis brazos,
y el cuerpo veloz huye,

¡Y sólo te hallo a ti, mujer de aire!

martes, 5 de enero de 2016

sábado, 2 de enero de 2016

Trigésima primer entrada

Noviembre 2014:
No me sorprende la pesadumbre que le hace caer de boca aludiendo al otoño. Me volvería a ayudarle a levantarse. Pero me abstengo. Corro tal como lo hice en aquel lúgubre febrero que le abandoné por regresar al pueblo funesto que me inspiró a escribir las primeras entradas y divagaciones. Para ser preciso, un lugar distinto que me recordaba tanto ese pueblo fue lo que llamó mi atención. Mi estancia fue exprés y me porté como un desalmado, cabe decir. Sin embargo, al término de ésta, no pasó por mi mente el volver a usted. 

Quizá le parezca increíble, pero me rehusaba a abandonar esa patria que hace un par de años me había acogido tan... inefable. Aunque para marzo las casas estuviesen repletas de fantasmas con los que solía mezclarme. La primer noche de abril mi músculo cardiaco latió con fuerza. El pueblo volvió a cobrar vida. Y tres semanas más tarde hubo un encuentro. Ah, el tan esperado encuentro. Lo que tan bien le oculté a usted, y a mí mismo, fueron las ganas que tenía de que eso sucediera. Con esto no quiero decir que estando con usted tuviese ese deseo, sino que con su encanto lunar me armé de valor y cavé un hoyo modesto en el patio trasero de nuestra casa para enterrarlo. No obstante, en mi aislamiento voluntario, por curiosidad acaso, lo extraje para ver si seguía tal como lo recordaba.

viernes, 1 de enero de 2016

Divagación 03:33

«Otoño olvida el verde porque le gusta el café, marrón, naranja, no lo sé. Se desbaratan las frondas del viento. Árboles tiran sus hojas y listas para crujir ellas están. Nube, Sol y Lluvia son una sola y se vuelven arcoíris. Las tardes son lluvia de nostalgia y vientos de esperanza. El café se vuelve acompañante. Por fin, te miro y me miras. Me atrapas con el café de tus ojos.»

domingo, 27 de diciembre de 2015