Ir al contenido principal

Entradas

Entrada destacada

citation trois

«Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiera elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto.»

Rayuela - Julio Cortázar
Entradas recientes

camelias

pasión.ella haciendo lo que hace. aprieta los labios y sonríe de vez en cuando al apreciar lo que ha logrado. sus iris, estáticos, apenas son cubiertos por sus párpados un par de veces por minuto. su cabello, tal como arte, sigue la ley de la gravedad, pero a su manera. en el clímax suelta su cabello y éste se manifiesta como una explosión de ideas. pasa un segundo y se apacigua. el instante es tan efímero que casi dudo que haya sucedido. para el final, se acerca al objeto y sus iris lo analizan de rincón oscuro a sala iluminada. da unos cuantos detalles más a la obra, se ríe otro poco, borra, se ríe, acomoda el cabello detrás de su oreja, se rasca la nariz, frunce el ceño, sonríe satisfecha para sí misma, ríe asimismo, le da otros toques, ríe y pasa la página.

citation quatre

«... la inexistente alegría de esas últimas horas que tendrían que disfrutar a fondo pero las pasan en el tedio y la amargura, rumiando los mismos recuerdos una y otra vez. No hay que olvidar que el cuerpo se degrada, que los amigos se mueren, que todos te olvidan, que el final es soledad. No hay que olvidar tampoco que esos viejos fueron jóvenes, que el tiempo de vida es irrisorio, que un día tienes veinte años, y al siguiente ya son ochenta.»

La elegancia del erizo - Muriel Barbery


Divagación 22:41

Poema de César Vallejo
Vengo a verte pasar todos los días,
vaporcito encantado siempre lejos...
Tus ojos son dos rubios capitanes;
tu labio es un brevísimo pañuelo
rojo que ondea en un adiós de sangre!

Vengo a verte pasar; hasta que un día,
embriagada de tiempo y de crueldad,
vaporcito encantado siempre lejos,
la estrella de la tarde partirá!

Las jarcias; vientos que traicionan; vientos
de mujer que pasó!
Tus fríos capitanes darán orden;
y quien habrá partido seré yo...!

https://soundcloud.com/pandiosdelpanico/bordas-de-hielo 


Trigésima cuarta entrada

Tres años... Debería volver a coleccionar los días, los momentos. «La mejor época de nuestras vidas» va llegando a su fin. En siete meses estaré quién sabe dónde, evocando este viaje en combi. ¿Por qué? Soy un nostálgico de primera. 

Una disculpa a los que dejé ir. Para seguir tenía que dejar algo atrás o el peso de los recuerdos y el apego acabarían conmigo, les daría una oportunidad más a estos azules ojos de volver a mirarme y llevarme incesante al letargo de la goldfish pool.

Donde fuiste feliz alguna vez

[...]
«No deberías volver jamás a nada, a nadie, pues toda historia interrumpida tan sólo sobrevive para vengarse en la ilusión, clavarle su cuchillo desesperado, morir asesinado.

«Mas sabes que la dicha es como un criminal que seduce a su víctima que la reclama con atroz dulzura mientras esconde la mano homicida.
«Sabes que volverás, que te hallas condenado a regresar, humilde, donde fuiste feliz.
«Sabes que volverás porque la dicha consistió en marcarte con la nostalgia, convertirte la vida en cicatriz; y si has de ser leal, girarás errabundo alrededor del desastre entrañable como girase un perro ante la tumba de su dueño... su dueño... su dueño...»
—Félix Grande